Domingo, 18 de enero de 2009
Lo sabes de sobra. No esperes hoy nada de mí. Me toca descanso (si es que aguantar a mi coima –full time─ y al resto de su familia, con la que estamos convidados a comer este mediodía, puede considerarse una modalidad de asueto. Yo creo que no, pero mi opinión no debería contar demasiado. Dicen de mí que soy algo raro).

 Y tú, fisgón impúdico, busca hoy en otra dirección. Sal de esta página y aligera tu aburrimiento ojeando en otro diario escrito por alguien que no cierre por festivo. Se me ocurren unos cuantos (Mira tú, por ejemplo: ladrón de  bancos, o sacristán, o púber sicalíptica, o yonqui, o enterrador, o navegante de la www&hellipGui?o. O, mejor aún, no busques nada. Descansa como hago yo (estas líneas las escribí ayer a última hora de la mañana, nada más colocar sobre la puerta de la sucursal el cartel de CERRADO). ¿Acaso no es domingo también para ti? Libérate, siquiera por un día,  de esa fastidiosa necesidad de hacer algo a la que te constriñen tus neuronas. Impón tu voluntad de no hacer nada (¿eso es lo que eres: una continua ebullición de enlaces químicos que te obligan de manera constante a mantenerte en activo?). Sumérgete en el estanque del vació y date un baño en las aguas de la negación y de la renuncia. Y si esto último se te antoja un desafío insuperable, pues  vete a pasear por el campo, o siéntate en una plazoleta y observa la gente o el vaivén melodioso del viento mientras sopla entre los árboles. Intenta atrapar alguna de las fragancias envueltas en sus volutas invisibles y persíguela hasta topar con la fuente de la que emana (puede que sea una sencilla flor prendida de una maceta que pende sobre tu cabeza, o el perfume suntuoso que habrá de conducirte hasta la presencia de una mujer preciosa, o el rastro perdido de un aroma escapado de algún sueño). Busca por ahí. Mejor que entre estas páginas atestadas de palabras huecas y sin sustancia.

El domingo que viene voy a dejar este espacio en blanco, porque sé (espero y deseo) que ni tú ni nadie acudirán aquí para buscarme.

Tags: domingo, descanso, renuncia

Publicado por xandeus @ 10:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios